Problemas de conducta

Los pacientes con enfermedad de Lesch-Nyhan tienen, casi siempre, problemas de conducta. Algunos de estos problemáticos comportamientos son: intentos de golpear a otras personas, escupir a otras personas o utilizar un lenguaje soez. Sin embargo, las variedades de la enfermedad de Lesch-Nyhan no presentan problemas de conducta. Dichos comportamientos pueden parecer como actos de agresión hacia los otros pero, en realidad, no lo son.

Las personas con enfermedad de Lesch-Nyhan no son agresivas. La mayoría admiten que son impulsivos y no pueden controlar sus actos, y generalmente se muestran compungidos después de hacer algo malo. A pesar de sus remordimientos por su mala conducta, sus impulsos suelen ser irresistibles y no pueden controlarlos.