Comportamiento autolesivo

En esta figura se muestra la edad de comienzo de las autolesiónes que tiene una gran variación.
Ejemplo de lesiones ocasionadas por mordedura del labio autolesiva.
En esta figura se muestran ejemplos de las mordeduras de dedos autolesivas.

Los niños con enfermedad de Lesch-Nyhan suelen desarrollar problemas de conducta. El más angustioso de ellos consiste en intentos repetidos de lesionarse a si mismos, conocido como comportamiento autolesivo. Esta conducta puede comenzar durante el primer año de vida, pero lo más frecuente es que aparezca entre los 2 y los 4 años de edad. La mordedura de los labios y la lengua son las conductas anómalas más frecuentes, pero también pueden morderse los dedos e incluso otras partes del cuerpo. A veces intentan herirse o dañarse los ojos.

Estas conductas son muy angustiosas para las personas encargadas de vigilarlos. Tratar de detener este comportamiento razonando o castigándoles no es útil. Es muy perjudicial chillar al niño que esta actuando de esa manera. Los impulsos que obligan a esta conducta son muy fuertes y los niños no pueden controlarlos. Es necesario sujetar a los niños con enfermedad de Lesch-Nyhan cuando aparece esta conducta o pueden causarse graves lesiones. La mayoría de los niños con enfermedad de Lesch-Nyhan prefieren estar sujetos porque eso les tranquiliza, ya que saben que no se harán daño.

Los niños con enfermedad de Lesch-Nyhan pueden tener también otros comportamientos desagradables como golpear a otros, escupirles o utilizar un lenguaje soez. Las variedades de la enfermedad de Lesch-Nyhan no tienen conductas autolesivas y la mayoría no muestran las otras alteraciones del comportamiento.